Fases de la Luna

Salga a pasear esta noche y mire la Luna. ¿Se ve redonda y brillante como una moneda sobre el fondo oscuro del cielo? ¿O es como la sonrisa de un gato de Angora? ¿Está casi llena? ¿O en medio de un eclipse?
Para la astrología, las fases de la Luna son importantes. La fase lunar en la que usted nació influye en sus respuestas emocionales y las colorea de una forma especial. Un ciclo de lunación completo, el tiempo que transcurre entre dos lunas nuevas, se completa en unos veintinueve días. En ese tiempo la luna crece, hasta llegar a llena, y luego decrece.
Al inicio del ciclo, la Luna se halla en conjunción con el Sol, o lo que lo mismo, está en el mismo signo y grado que el Sol. Cuando se aleja del sal se convierte en visible para nosotros, es ahora un creciente plateado; está en crecimiento. El creciente llega hasta el primer cuarto, cuando la Luna pare, medio llena. A continuación llegará a llenarse tres cuartos de Luna, la Luna gibosa, y sabremos que la Luna llena está muy cerca. Desde la Luna llena a la siguiente Luna nueva el proceso es a la inversa, la imagen que nos muestra la Luna disminuye.
Las personas nacidas bajo la Luna nueva son el equivalente solar a un Aries: actúan de forma rápida, instintiva, a menudo precipitada e impulsivamente. Les encanta que las desafíen. Sus respuestas siempre son vistosas, atrevidas, y en ocasiones molestan a los demás. Nunca son aburridas. Parecen tener una capacidad innata de empatizar con los demás.
Los individuos nacidos bajo la Luna creciente son de naturaleza sagitariana. Miran hacia el futuro e intentan romper con la tradición. Pueden intentarlo desde cualquier nivel -mental, físico, emocional y espiritual pero de un modo u otro buscan alejarse del modo habitual de hacer las cosas.
La influencia de la Luna en su primer cuarto es una extraña mezcla de Escorpio y Géminis. Las personas nacidas en este momento se enfrentan a l crisis de frente, en una actitud a vida o muerte. Son supervivientes; aman la inmediatez del desafío. La lucha parece infundirles una energía enorme y tienden a atraer a personas dinámicas. A veces se lanzan hacia adelante, tropezando con sus propios pies; no saben planificar.
Las personas nacidas con la Luna en tres cuartos (gibosa) comparten ciertos rasgos de los Virgo. Analizan todas sus acciones y motivos. Viven como si tuvieran un terapeuta susurrándoles al oído. Buscan perfeccionarse así mismos.
Pregunte a cualquier policía urbano sobre la influencia de la Luna llena. Si no cree lo que los policías le digan, mire a su gato por la noche cuando la Luna se eleva en el horizonte en plena gloria.
Las personas nacidas bajo la influencia de la Luna llena centran su atención en las relaciones, su relación con los demás y su relación consigo mis­mos. De este modo, se parecen a los Libra. Pero para el policía que sigue el ritmo de la dudad, la Luna llena es como un Aries agresivo intentando entenderse con un místico Piscis y un serio Capricornio. Una película de terror. Estas personas buscan la estructura, la ansían. Y si no la encuentran, la crean, cargándose como un bulldozer todo lo que les bloquea el camino.
La luna en tres cuartos decreciente (también llamada Luna diseminadora) tiene un significado más fácil. Piense en la comunicación. Las personas nacidas bajo esta fase lunar tienden a recoger y diseminar información.
La influencia de la Luna en su último cuarto es como la de un planeta situado en la cúspide de una casa en un grado crítico: crisis, hágalo y consigalo ahora. Es como Escorpio en su grado más intenso, con Plutón haciendo su numerito habitual. Transformación, regeneración. Preste especial atención a la posición por casa y por signo de esta Luna en una carta astral.
La Luna balsámica tiene un nombre engañoso. Bálsamo significa algo que cura o enfría y esta definición no encaja con esta fase de la Luna. Las personas nacidas bajo su influencia pueden tener un sentido del destino, una conciencia de que existen unas fuerzas «mayores» que les manejan si ellos se lo permiten.
Las personas nacidas con la Luna en tres cuartos (gibosa) comparten ciertos rasgos de los Virgo. Analizan todas sus acciones y motivos. Viven como si tuvieran un terapeuta susurrándoles al oído. Buscan perfeccionarse así mismos.
Pregunte a cualquier policía urbano sobre la influencia de la Luna llena. Si no cree lo que los policías le digan, mire a su gato por la noche cuando la Luna se eleva en el horizonte en plena gloria.
Las personas nacidas bajo la influencia de la Luna llena centran su atención en las relaciones, su relación con los demás y su relación consigo mis­mos. De este modo, se parecen a los Libra. Pero para el policía que sigue el ritmo de la dudad, la Luna llena es como un Aries agresivo intentando entenderse con un místico Piscis y un serio Capricornio. Una película de terror. Estas personas buscan la estructura, la ansían. Y si no la encuentran, la crean, cargándose como un bulldozer todo lo que les bloquea el camino.
La luna en tres cuartos decreciente (también llamada Luna diseminadora) tiene un significado más fácil. Piense en la comunicación. Las personas nacidas bajo esta fase lunar tienden a recoger y diseminar información.
La influencia de la Luna en su último cuarto es como la de un planeta situado en la cúspide de una casa en un grado crítico: crisis, hágalo y consigalo ahora. Es como Escorpio en su grado más intenso, con Plutón haciendo su numerito habitual. Transformación, regeneración. Preste especial atención a la posición por casa y por signo de esta Luna en una carta astral.
La Luna balsámica tiene un nombre engañoso. Bálsamo significa algo que cura o enfría y esta definición no encaja con esta fase de la Luna. Las personas nacidas bajo su influencia pueden tener un sentido del destino, una conciencia de que existen unas fuerzas «mayores» que les manejan si ellos se lo permiten.
Si le interesa saber en que fase de la Luna nació, siga este enlace

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.