Júpiter

Júpiter: la suerte, la mente superior

La filosofía, la religión, la educación superior, la expansión y la inte­gración, el crecimiento. La tradición contempla a Júpiter como al gran planeta benéfico porque está relacionado con la suerte, el éxito, la prosperidad y el logro. Pero también puede indicar exceso, pereza y otros rasgos menos deseables.
Normalmente, sin embargo, las energías de Júpiter suelen ser constructivas. La energía del planeta es la que nos permite ir más allá de nosotros mismos y expandir nuestra conciencia.
Júpiter confiere el gusto de los viajes y la necesidad de explorar ideas religiosas y filosóficas.
Júpiter también nos permite integrarnos en el orden social mayor, la iglesia o religión, la comunidad o la empresa. Puesto que Júpiter rige la mente abstracta, describe nuestros intereses intelectuales y espirituales en su sentido más profundo.
En términos del cuerpo, Júpiter puede también llevarnos a la expansión: a ganar peso. El planeta tarda unos doce años en atravesar el Zodíaco y de media está un año en cada signo.
Gobierna las editoriales, las profesiones relacionadas con los viajes, las universidades y demás instituciones relacionadas con la enseñanza superior, así como las religiones organizadas tradicionales.
Sus casas naturales son la novena y la duodécima. Rige a Sagitario. Júpiter supervisa la sangre en general, las arterias, las caderas, los muslos y los pies (junto con Neptuno).

Volver a Los planetas y sus características astrológicas