La Luna en Capricornio

Esto tiende a llevar al nativo ante el público, para bien o para mal, generando popularidad o notoriedad, aunque por lo general esto lleva consigo alguna desventaja. Logrará una fama relativa y se desenvolverá en alguna esfera que lo coloque ante mucha gente.
Si la Luna tiene un buen aspecto en el momento de nacer, será popular al frente de alguna empresa, o llamará la atención como persona sobresaliente o responsable de alguna manera, por algo que él mismo haya hecho o por algo con lo que esté relacionado, pero si el aspecto es malo en el momento de nacer, la publicidad que otorga esta posición tenderá a ser desagradable.
Esta posición confiere cierto grado de habilidades militares y administrativas, que se intensifican si el Sol se halla en un signo cardinal o si un signo cardinal está en ascendente.
Siempre existe, sin embargo, alguna desventaja o dificultad vinculada con la ocupación, la fama o la posición que adquiere el nativo; puede que se gane enemigos, evidentes o encubiertos, o que su reputación se ensucie con o sin motivo.
El nativo es un tanto exhibicionista, bastante egoísta, cuidadoso en cuestiones monetarias, prudente y calculador; conoce la manera de influir en los demás, pero a menudo es frío por naturaleza y piensa demasiado poco en los sentimientos ajenos.
Si otras influencias contribuyen a ello puede conseguir una fama o prominencia muy considerable. Si el horóscopo en conjunto es bueno, se evitan las características más indeseables de esta posición.

Volver a La Luna y el Zodíaco

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.