Los tránsitos del Sol

No utilizamos los tránsitos del Sol con respecto a los demás planetas de la carta astral. La influencia del Sol es muy efímera y la concentración de energía implicada en el diagnóstico de sus tránsitos mantendría la mente ocupada en pequeños detalles en lugar de intentar enfocar la conciencia hacia un plano más amplio y generalizado. Las personas que observan los tránsitos del Sol, en cierto modo son parecidas a aquéllas que buscan pequeñas grietas en las aceras, pero se pierden los grandes edificios, las maravillosas construcciones arquitectónicas, el calor del Sol y la majestuosa montaña, allí en la distancia.
Sin embargo, uno de los aspectos de los tránsitos digno de observar es el del ciclo anual del Sol. Durante vuestro cumpleaños, por tránsito, el Sol entra en conjunción con vuestro Sol natal. Con frecuencia, tanto la semana anterior como la posterior a vuestro cumpleaños suelen ser bastante deprimentes, ya que vuestro yo interior está analizando lo ocurrido durante el pasado año.
El período del cumpleaños puede ser interpretado como el «Año Nuevo» particular de cada uno de nosotros. Los paganos de antaño observaron que durante la época del cumpleaños, los ánimos estaban más decaídos que de costumbre y decidieron celebrarlo con fiestas y regalos para alegrar los corazones y animar al homenajeado a seguir viviendo y evolucionando. Es importante que celebremos este día haciendo algo que nos guste.
Cuando el Sol se opone a vuestro Sol natal, estáis experimentando una depresión secundaria, puesto que la mitad del año ha pasado ya. Cada cuarto de período, es decir, cuando, por tránsito, el Sol forma una cuadratura con vuestro Sol natal, os indica un pequeño bajón en el estado de ánimo. La importancia de observar este ciclo anual a través de los tránsitos se manifiesta cuando estáis planificando vuestra carga de energía. Durante estos períodos, resultará aconsejable que os prestéis una mayor atención a vosotros mismos, que cuidéis de vuestra alimentación, vigiléis vuestras horas de sueño, evitéis unas vacaciones demasiado agitadas o un horario de trabajo excesivamente agobiante. Si el cuerpo no recibe los cuidados ni la alimentación adecuada, entonces la tendencia a resfriarse, a pescar una gripe o un virus será mucho mayor. ¡Por supuesto que podemos pasar por alto los tránsitos de nuestro Sol! Pero podremos conservar mucho mejor nuestra salud si observamos los períodos anuales durante los cuales tienen lugar estos tránsitos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.