Los tránsitos Júpiter-Luna

Dado que Júpiter indica una apertura, una exagerada tendencia a relacionarse con los demás o una actitud de despreocupación, cuando, por tránsito, forme una conjunción con vuestra Luna natal, tenderá a haceros reaccionar de una forma excesivamente emocional. La conjunción, la cuadratura y la oposición harán que os volváis angustiosamente conscientes de cualquiera de las dificultades emocionales que podáis experimentar. Conducirá todas estas emociones hacia la superficie, permitiendo que vuestra mente consciente pueda sentir el aspecto. Esta conciencia nos ayudará a comprender ciertas actitudes que arrastramos desde nuestra infancia, de forma que podamos liberarnos de las más desagradables o improductivas.
Si la Luna natal está bien aspectada, este tránsito reflejará un período muy gratificante a nivel emocional. Esta persona se sentirá mucho más dispuesta a relacionarse con los demás que de costumbre y, por ello, éste será un excelente período para iniciar cualquier tipo de relación sentimental. Pero si la Luna natal está mal aspectada, éste será un buen momento para llevar a cabo algunos cambios.
Cuando Júpiter transitó mi Luna natal (la cual está afligida), adquirí una dolorosa conciencia de lo difícil que me resultaba relacionarme con los demás y de lo que me costaba comprender sus necesidades, así como mis propias necesidades emocionales.
Si queremos compartir nuestras vidas con los demás, primero tenemos que aprender a conocernos a nosotros mismos. Si ni siquiera nosotros sabemos lo que queremos, ¿cómo podrán llegar a saberlo los demás? Durante este tipo de tránsitos, todos nosotros podremos revisar qué tipo de relaciones experimentamos durante nuestra infancia. ¿Cómo respondió vuestra familia ante vuestras reacciones frente a alguna situación emocional? Si a un niño se le reprime o se le ignora, ¿acaso no se convertirá en un adulto con una marcada tendencia a sentirse reprimido o ignorado? Y, de ser éste el caso, ¿cuándo empezaremos a liberarnos de estas antiguas vivencias? Éste es un buen momento para hacerlo.

Volver a Los tránsitos de Júpiter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.