Los tránsitos Neptuno Júpiter

Al considerar los tránsitos de Neptuno con respecto a nuestro Júpiter natal, empezamos a dejar atrás a los planetas realmente personales. Júpiter simboliza nuestra capacidad para relacionarnos, así como nuestra capacidad para intercambiar ideas y valores con otras personas. Refleja de qué forma nos abrimos ante la gente, ante las nuevas ideas y las nuevas experiencias. Neptuno aporta una influencia muy sutil, y nuestras ideas con respecto a la expansión y al compartir se vuelven mucho más espirituales… ¡o más nebulosas! Nos relacionamos de una forma algo más inspirada, más ilusoria, más etérea y, sobre todo, mucho menos terrenal. Este puede ser un tránsito realmente maravilloso para ayudarnos a evolucionar.
Las dificultades pueden aparecer cuando no sabemos muy bien con quién nos estamos relacionando o cuándo nos abrimos ante los demás de una forma realmente indiscriminada. Pero si actuamos así, aparecerá Saturno y, al final, acabará poniendo las cosas en su sitio. Y, entonces, tarde o temprano, podremos ver los errores que hemos cometido en nuestra forma de actuar.
Tradicionalmente, a Júpiter siempre se le ha asociado con los tumores, así como con las infecciones glandulares. Siempre que Neptuno transita un planeta, tiende a ensombrecer el problema, es decir, a velar y a ocultar la realidad de lo que está ocurriendo en el fondo. Durante este tránsito, resultaría aconsejable que os hicierais un chequeo médico como medida de prevención. Aunque, probablemente, la idea de acudir al médico no os resultará demasiado apetecible, ya que Júpiter también está relacionado con la buena mesa y las golosinas y, durante esta época, las personas tienden a saltarse las dietas, a comer demasiada comida-basura o a beber demasiado alcohol. ¡Pero, está todo tan bueno!
Este tránsito será tan importante como indique la carta astral. Si Júpiter se halla fuertemente aspectado con los planetas personales, éste será un buen período para que iniciemos algunos cambios de actitud. La inflexibilidad desaparecerá, y todo cuanto necesite desaparecer de vuestra vida, también se esfumará. El flujo de energía quizás no sea el que debería ser, o tal vez no sea el mismo que antes. Con el fin de compensar esta sensación de cansancio, probablemente deberíais modificar vuestra forma de relacionaros. La casa activada por el tránsito adquirirá una mayor importancia de lo habitual.
Se trata de un excelente período para verificar si vuestras filosofías personales resisten o no todas las torméntas. Con el fin de adquirir la mayor conciencia posible, debemos descubrir el contenido del simbolismo de nuestro Júpiter-Saturno. Neptuno disuelve los sueños y engaños de nuestra naturaleza filosófica y nos permite sustituirlos por otros, incluso mejores. Lo único que debemos tener en cuenta es una filosofía que funcione, es decir, que podemos vivir siete días a la semana. Si no lo conseguimos, es porque no la tenemos.

Volver a Los tránsitos de Neptuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.