Los tránsitos Urano Mercurio

Los tránsitos inarmónicos Urano-Mercurio pueden provocar diferentes tipos de desarreglos nerviosos. Los tics o los espasmos pueden llegar a afectar a los músculos faciales, a las cejas o al labio superior. Tanto el sentido del oído como la forma de hablar y de expresarnos también puede llegar a cambiar. Tenderéis a expresaros de forma desordenada y a sentiros agobiados o estresados mentalmente, dado que vuestra mente funcionará de forma diferente o mucho más deprisa que de costumbre. Algunos de mis clientes han llegado a preocuparse a causa de su estabilidad mental puesto que, con este tránsito, es fácil que tengamos unas reacciones algo exageradas con respecto a los demás. Si ello os causa problemas, deberéis intentar canalizar vuestra energía a través de algunos de los ámbitos más creativos de vuestra vida.
Aquéllos de mis clientes a los que no les gusta el tránsito Urano-Mercurio, lo encuentran muy difícil debido a los cambios que suele provocar dentro de la estabilidad mental. Si el Urano natal no aspecta a Mercurio, el tránsito puede indicar una preocupación, originada en lo más profundo de la mente, relacionada con la estabilidad mental. Este miedo raramente suele ser compartido con los amigos, con los compañeros de trabajo o, incluso, ni siquiera con los médicos. Aquéllos que han activado un aspecto natal Mercurio-Urano por medio de este tránsito, anteriormente, ya habían estado preocupados por su estabilidad y, probablemente, incluso llegaron a pensar en conseguir ayuda a través de alguna terapia. Las personas que experimentan esta energía por primera vez pueden reaccionar con mayor fuerza que aquéllas que ya tienen este aspecto de nacimiento.
Metafísicamente hablando, cualquier circunstancia de la vida, por muy difícil que nos parezca, puede ser subsanada si la persona se enfrenta conscientemente a la causa de la dificultad. Estoy convencida de que este tránsito señala la presencia de una extraordinaria energía mental pero, a no ser que esta energía sea canalizada, tenderá a desbordarse y a causar una gran inestabilidad. La energía de Urano es una energía liberadora y, al aspectar al Mercurio natal, libera y agiliza el proceso de comunicación. La mente corre hacia adelante al igual que un coche fuera de control en una autopista. En cuanto esta energía ha sido canalizada, se disipa y puede ser utilizada de forma constructiva. No importa demasiado en qué la utilicemos, puesto que mientras sea utilizada, siempre surgirá algo constructivo de la experiencia. Cualquier hobby, cualquier curso que deseéis iniciar, algún proyecto para escribir o dibujar, cualquier esfuerzo creativo motivado por vuestra carrera o profesión os ayudará a canalizar la energía. La alegría por el trabajo que realizamos tiene lugar cuando recuperamos la estabilidad.
Puesto que la mente funciona con tanta rapidez durante este tránsito, probablemente ni siquiera nos detengamos a escuchar a los demás y tenderemos a expresarnos de forma algo confusa. Los errores en el trabajo pueden llegar a reproducirse con frecuencia, a no ser que nos decidamos a escuchar cuidadosamente lo que nos dicen y a hacer que nos repitan las cosas antes de llegar a formarnos unas conclusiones precipitadas. Este tránsito también puede indicar una acusada tendencia a hablar a tontas y a locas, ya que empezaremos a hablar de alguna tontería. ¡Y ya no podremos parar! Cuando esto ocurra, lo mejor será reconocer nuestra metedura de pata y cambiar de tema porque, la mayoría de las veces, si intentamos arreglar la equivocación, todavía complicaremos más las cosas.
El tránsito puede liberar a la mente de muchas de las ideas preconcebidas, desarrolladas durante nuestra primera infancia. Es posible que, después de este tránsito, empecéis a comunicaros de una manera distinta. Y probablemente podréis observar que, en cierto modo, los aspectos natales recibidos por Mercurio están siendo liberados, o que este período refleja un momento de vuestras vidas que podéis utilizar para liberaros de vuestros bloqueos natales. Una vez hayáis abandonado los conceptos preconcebidos de vuestra infancia, podréis empezar a pensar, a escuchar y a hablar tal y como deseáis, utilizando la energía simbolizada por el signo en el que se encuentra vuestro Mercurio natal.

Volver a Los tránsitos de Urano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.