Ritual de los sueños cumplidos

En la tradición esotérica, se afirma que todo aquello que se empieza un 29 de febrero tiene un final exitoso. Así, contra lo que esperaríamos, un año bisiesto es para la magia un período de cambios positivos y la conclusión de situaciones perjudiciales.
Por ello, el próximo 29 de febrero (u otro día 29) dispóngase a realizar este ritual mágico, cuyos resultados, como comprobará fácilmente, duran todo el año.
Este rito del año bisiesto es un acto mágico que debemos practicar teniendo en cuenta que es una oportunidad para concretar los grandes deseos, los proyectos personales y aquellos sueños casi imposibles.
En la noche del 28 de febrero, realice un baño de inmersión agregando al agua un puñado de hojas de romero, unas gotas de aceite esencial de sándalo y otras de limón.
Previamente, habrá sumergido en el agua una o varias gemas de cuarzo blanco. Este baño purificante y energizante lo preparará adecuadamente para el trabajo mágico del día siguiente.
En la mañana del 29 de febrero, levántese con los primeros rayos del sol y, en ayunas, beba una infusión de ginseng o de menta.
Luego, complete su desayuno habitual con frutas o pan integral, cuidando de no ingerir ningún alimento de origen animal.
En el paso siguiente, elija un pequeño altar (puede improvisarlo sobre una mesa) y ubi-quelo orientándolo en dirección Norte, es decir, que usted, parado enfrente del mismo, esté mirando en esa dirección.
Cubra el altar con una tela color blanca y, sobre ella, ponga cuatro velas de la siguiente manera:
• 2 velas de color verde en los extremos Este y Oeste del altar.
• 1 vela rosa y otra azul en el centro.
A continuación, disponga, sobre el altar y a su gusto, varias flores blancas (jazmines, calas, margaritas, etc.) y hojas de muérdago o hiedra desparramadas.
Tome dos hojas de papel color verde y escriba en el siguiente orden:
• En la primera hoja, anote todas aquellas cosas que le gustaría cambiar de su vida. No escatime detalles, las transformaciones que considere necesarias y esenciales para su felicidad deben quedar registradas de la mejor manera posible. Luego, coloque el papel debajo de la vela verde ubicada al Oeste.
• En la segunda hoja de papel, debe hacer una lista de asignaturas pendientes.
Escriba allí: todos los proyectos que le gustaría concretar, las cosas que nunca se atrevió a realizar, los sueños inconclusos, los amores que dejó pasar, etcétera.
A continuación, coloque el papel debajo de la otra vela verde.
Luego, encienda un sahumerio de musk y siéntese frente a altar.
Prenda todas las velas en el siguiente orden: la rosa, la azul y por último, las verdes (Oeste y Este),
Al concluir, tome el sahumerio con su mano izquierda y repita las siguientes palabras:

Por el poder de Júpiter, planeta de las compensaciones, estoy dispuesto a echar raíces en mí, para proyectarme hada la grandeza del Cosmos. Nada será imposible, todo será factible, porque asilo siento y lo pienso. A partir de ahora y para siempre, decreto el comienzo de los mejores días de mi vida.

Deje arder las velas hasta que se consuman y termine el día con otro baño de inmersión, en el cual habrá sumergido previamente piedras de cuarzo y los pétalos de las flores utilizadas en el ritual.

Volver a Año bisiesto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.