Saturno en la Casa II

Si Saturno ocupa la Casa II, el individuo tiende a vivir en gran estrechez por avaricia o por escasas posibilidades; probablemente sus ganancias sean regulares y deriven de empleos subalternos (posición muy poco frecuente en los profesionales).
Saturno en la segunda casa siempre otorga la tendencia al ahorro, a la inversión en terrenos y a otros bienes inmuebles y a la máxima parsimonia en los gastos.

Volver a Casa II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.