Significado general de la Casa II

La segunda casa nos informa acerca de la situación financiera del sujeto, considerando no tanto la situación patrimonial de los padres, con la cual puede contar en el momento de su nacimiento (indicada en la casa IV), ni los ingresos obtenidos por herencia, sucesión o donación (indicados) en la casa VIII), sino aquella representada por el dinero ganado con la actividad personal, con el trabajo, con la profesión. La casa segunda indica también si, y en qué medida, el individuo puede ser activo en términos constructivos, muestra la buena o escasa calidad de sus energías, y la voluntad que el individuo posee para empeñarse a fondo en las cosas que le interesan y que le dan provecho.
Se estudia atentamente la segunda casa incluso para establecer si el individuo tiene el defecto de ser ávido, avaro, celoso de sus propios objetos, envidioso de las cosas, que poseen los demás: esta casa, en efecto, aclara si, y en qué medida, somos esclavos del dinero y de las cosas materiales en general. Se ha escrito que la segunda casa astrológica muestra la capacidad individual para observar los elementos ambientales circundantes con el fin de utilizarlos práctica, ventajosa y utilitariamente; en efecto, la casa II corresponde a un preciso momento de la evolución del niño, el período en que se desarrolla el sentido de la posesión.
Después que el recién nacido concibe una especie de idea de su propia individualidad, en analogía con los significados de la primera casa astrológica, se perfecciona gradualmente en él también el sentimiento de posesión, mediante la identificación y el reconocimiento de los objetos y juguetes que le pertenecen, en analogía con la segunda casa.
Esta casa es también la del magnetismo que emana del sujeto, entendido como capacidad de entrar fácilmente en posesión de las cosas que pueden resultarle útiles y de alejar espontáneamente todo aquello que podría tornarse dañino o que no presenta utilidad alguna. Es evidente que, en un individuo especialmente evolucionado, los conceptos de posesión y de utilidad toman oíros significados; él podrá ser capaz de hacer que las cosas y las personas le sean favorables para los procesos de purificación que se operan mediante la experiencia material, el perfeccionamiento interior, la superación espiritual. Se trata de ver, en cada caso, la longitud de onda empleada por la llamada fuerza magnética.
El hecho de encontrar en una carta natal una acumulación de varios planetas en la segunda casa puede indicar que el sujeto vive preocupándose sobre todo por conseguir la seguridad económica: el dinero constituye, en este caso, su pensamiento dominante. Probablemente tiende a darse mucha maña para obtener comodidad y riqueza. El estudio de los planetas que de vez en vez pueden ocupar esta segunda casa, nos permite conocer mejor la actitud del individuo frente al dinero.

Volver a Casa II

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.