Urano transitando la Casa I

El tránsito de Urano sobre el Ascendente es bastante similar al tránsito Urano-Sol. El Ascendente refleja la imagen que ofrecemos a los demás, de qué forma se relacionan éstos con nosotros, cómo nos mostramos ante ellos, de qué forma iniciamos las cosas, o la apariencia tras la cual se oculta la vulnerabilidad de nuestro Sol y de nuestra Luna. Cuando Urano se sitúa a un orbe de aplicación de diez grados con respecto al Ascendente, nuestros conceptos empiezan a cambiar y parecemos muy distintos a aquéllos que nos conocen.
Esta energía puede ser de tipo nervioso por lo que, de repente, es posible que tendamos a excitarnos con mucha más facilidad que antes. Podemos mostrarnos mucho más bruscos que de costumbre o cambiar de planes sin pensarlo dos veces y esto hace que aquéllos que nos rodean empiecen a desconfiar de nuestra formalidad. Urano indica la capacidad de liberarnos a nosotros mismos; de liberarnos de las viejas pautas establecidas, de nuestras antiguas costumbres y de las raíces del pasado.
Puesto que, en cierto modo, el Ascendente está relacionado con nuestra profesión, probablemente nos sentiremos inspirados a la hora de realizar algún tipo de cambio en nuestro trabajo, así como en nuestra forma de enfocarlo. Podremos llegar a experimentar grandes progresos en lo relativo a los ascensos o a las nuevas ofertas de trabajo.
Este tránsito puede reflejar grandes cambios en el estilo de vida, en la profesión, en la situación geográfica o en las relaciones. Las personas tienden a trasladarse de una punta a otra del país. Se casan o se divorcian. Dan por finalizadas todas aquellas relaciones que han dejado de resultarles productivas. Se muestran mucho más abiertas ante las nuevas ideas, las nuevas oportunidades o los nuevos conceptos y les resulta mucho más fácil entablar nuevas amistades. Si estáis dispuestos a asumirla, esta energía puede resultar realmente excitante. Los planes demasiado estrictos dejarán de funcionar y si vuestros conceptos para empezar algo carecen de flexibilidad, ya no os servirán tal y como lo hicieran en el pasado. El tránsito requiere que cambiemos. Pocas cosas funcionarán tal y como habíamos previsto y esta falta de planes establecidos se reflejará tanto en las relaciones como en el ámbito laboral.
Las experiencias vividas durante este tránsito, normalmente suelen enseñar o ayudar al individuo a superarse. Aunque las relaciones que se entablen durante este tránsito quizás no duren demasiado, de un modo u otro, siempre resultarán beneficiosas. Cualquier oportunidad o personalidad que os abra las puertas durante este tránsito, os aportará algo de valor. Este tránsito siempre os proporcionará una experiencia que podréis conservar.
Los efectos negativos de un tránsito de Urano sobre el Ascendente acostumbran a provocar una especial predisposición hacia los accidentes, puesto que al realizar las actividades normales de nuestra vida diaria, tendemos a mostrarnos mucho más descuidados y a no prestar la suficiente atención a las cosas. Sería aconsejable que, al conducir, os mostraseis mucho más prudentes de lo normal, que os dejaseis adelantar por otros conductores, o que intentaseis evitar cualquier tipo de error, etc. Urano parece estar relacionado con los defectos mecánicos y, si se halla inarmónicamente aspectado, es normal que adoptéis más precauciones de lo habitual, ¡siempre y cuando no os dejéis obsesionar por las paranoias!
Los tránsitos nos proporcionarán una oportunidad para empezar a utilizar el aspecto más elevado o las características más constructivas del signo situado en el Ascendente. Nos darán la oportunidad de dejar de auto-protegernos en exceso. Y, gracias a ellos, podremos convertirnos en unas personas mucho más sociables.

Volver a Los tránsitos de Urano

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.