El palo de Bastos

Los bastos están relacionados con el elemento tierra. Indican aparición de tensiones, nerviosismo y situaciones potencialmente conflictivas.
Por lo general, evidencian un estado de estrés o preocupación constante en la vida cotidiana. No hablan de grandes problemas, sino de situaciones de todos los días que llevan a la inestabilidad emocional.
Aunque no anuncian períodos prósperos, sí hablan de la acción y la fuerza de voluntad para salir adelante. Si estas cartas están relacionadas con la confusión, el agobio y las discusiones, también simbolizan la capacidad de lucha, el deseo concretado de poner manos a la obra.
Por eso este palo también está asociado con las reacciones instintivas de combate, la acción por sobre el razonamiento que, a menudo, termina con el arrepentimiento.
En su aspecto positivo, estas cartas recuerdan que si tomamos decisiones y actuamos en forma concreta, entonces podremos resolver los problemas que ellas describen.
Cuando describen a una persona, los bastos la muestran como alguien materialista, perseverante, con energía para la lucha. También es una persona práctica, capaz de resolver problemas.
Cuando hablan de una situación, está asociada con tensiones, conflictos y luchas por el poder.
Como en el caso de las espadas, los bastos también pueden anunciar tiempos difíciles, aunque de menor intensidad.