El palo de Copas

Las copas simbolizan el elemento agua. Indican la llegada del amor y de las ilusiones que nacen junto a él.
También se refieren a las relaciones afectivas con las personas que se encuentran cerca del consultante, como sus amigos, su familia y sus vecinos.
Representan las emociones, los sentimientos, la imaginación y los sueños. Las copas están ligadas a los festejos, las reuniones y los eventos sociales o familiares. Cuando se juntan copas, es señal de buenos momentos, por lo general asociados con festejos.
Pasividad, receptividad, intuición y emotividad, son conceptos asociados con las copas. Por esa razón, cuando aparecen en la descripción de una persona indican falta de iniciativa, así como sensibilidad extrema.
Cuando las copas describen una situación determinada, anuncian tiempos de bonanza, festejos y alegría, por lo general a consecuencia de logros sociales y afectivos. Poco tienen que ver las cartas de copas con los conflictos materiales; en cambio, pueden ayudar a encontrar la solución a problemas afectivos.
En su lado negativo, las cartas de este palo pueden indicar falta de responsabilidad y seriedad; también alertan sobre la dependencia emocional. En el primer caso, puede ser que quien realiza la consulta sea proclive a los vicios y ciertas formas de evasión, como el sexo promiscuo, las drogas o el alcohol.
En el segundo caso, pueden indicar que se trata de alguien con un gran temor a estar solo, una persona que se encuentra atada a otra que haga su vida más feliz, incapaz de encontrar la felicidad por sí misma.