Leer las cartas, un aprendizaje integral

Puede tardarse varios meses en memorizar el significado de todas las cartas, el sistema de cada tirada o las relaciones que se establecen entre unas y otras. Es un aprendizaje que paulatinamente se irá adquiriendo, pero que no asegura una buena lectura.
Tirar las cartas es mucho más que disponerlas sobre una mesa, elegir alguna y luego repetir el significado que está escrito en un libro. Para que la tirada sea realmente efectiva y útil para el consultante, será necesario tener en cuenta otros conocimientos que, al ser utilizados de manera integrada, conducirán a lecturas mucho más completas y beneficiosas.
Es mucho lo que hay que aprender y se puede abrevar de distintas fuentes: libros de autoayuda, religión, psicología, metafísica, salud, filosofía, astrología y cualquier otra rama del conocimiento que esté vinculada con la interioridad de los seres humanos. Todo servirá para incorporar nuevos saberes que brinden, a un mismo tiempo, más herramientas para llevar a cabo una lectura correcta y para proponer soluciones a los problemas que aparecen.
Además, nunca debe dejarse de lado el crecimiento espiritual. Alimentar el alma, entablar contacto con la naturaleza, meditar, practicar Yoga, rezar, alimentarse de una manera más sana, son todas formas de abrir los canales de percepción y fundirse en la totalidad del Universo. Cuanto mayor sea el acercamiento hacia un estilo de vida en sintonía con el desarrollo espiritual, más fácil será leer las cartas, brindar una guía y comprender a los demás.
Por último, a todo el aprendizaje teórico debe sumársele siempre la experiencia personal. Haber atravesado una crisis enseña a aconsejar sobre la mejor manera de avanzar en un caso así; haber sufrido una decepción amorosa ayuda a entender cómo se siente quien se acerca a intentar hallar a su amor perdido.
Estudiar, crecer, vivir, creer, son algunas de las palabras que deben guiar a quien tira las cartas en su recorrido por un mundo lleno de gratificaciones, donde ayudar al prójimo es el mejor de los premios que se pueden recibir.