Soñar con un Vampiro

La imagen del humano vampiro proviene de la de un animal, de la familia de los murciélagos, que se alimenta de la sangre, del fluido vital de otros seres vivos; por ello simboliza a quienes consumen nuestras fuerzas y nos exigen una permanente atención privándonos de la posibilidad de ocuparnos de nuestros propios asuntos.
Si somos atacados o mordidos por un vampiro quiere decir que en nuestro entorno hay una persona que nos quita toda la energía.
Normalmente se trata de seres sumamente egoístas, que buscan el protagonismo a toda costa y que, por medio de manipulaciones, intentan tenernos completamente dominados, actuando siempre en su favor.
Si somos nosotros quienes nos hemos convertido en vampiros, indica que tenemos miedo a dejarnos arrastrar por los impulsos, que tenemos una actitud excesivamente crítica hacia nosotros mismos y que preferimos perder algo que nos corresponde antes que privar de ello a otra persona. Este altruismo, si bien es encomiable, no debe ser nunca exagerado.

Diccionario de Sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.