Soñar con un Vehículo

Los vehículos, al ser los que nos transportan de un lugar a otro, nos representan a nosotros mismos. Así, cada una de sus partes simboliza una función o un aspecto de nuestro ser. La carrocería alude a nuestro aspecto externo.
Si está en buenas condiciones, quiere decir que prestamos la debida atención a nuestro cuerpo; si es elegante, indica nuestro buen gusto en el vestir y nuestra prestancia.
El volante simboliza nuestra capacidad de control. Si vamos en un vehículo y no tenemos la capacidad de maniobrar con él, eso indica que nuestro autocontrol es pobre.
Si, por el contrario, tomamos las curvas eficientemente, por difíciles que éstas sean, quiere decir que no perdemos el autodominio ni siquiera ante los momentos difíciles que nos toca vivir.
El circuito eléctrico representa la inteligencia, la capacidad de resolver situaciones nuevas.
Si está en buenas condiciones significa que somos hábiles a la hora de reflexionar sobre los problemas que debemos resolver. Los faros simbolizan la objetividad.
Si en el sueño los faros del vehículo están encendidos quiere decir que sabemos ver las cosas tal y como son y no como deseamos que sean.
Si somos nosotros quienes conducimos el vehículo significa que somos independientes.
En caso de que viajando en él no respetáramos las señales de tránsito, eso mostraría que llevamos nuestro espíritu de independencia demasiado lejos, que somos rebeldes y egoístas.
Las ruedas indican las tendencias egocéntricas: cuantas más tenga el vehículo, con mayor afán buscaremos el protagonismo.
Se considera que las de los coches, que sólo tienen cuatro, indican un egocentrismo normal, las ruedas de bicicletas, al ser dos, indican una tendencia a eludir ser el centro de las reuniones y las de los camiones, cuyo número superan las cuatro del coche, señalan a personas muy egocéntricas.
Si el vehículo está conducido por otra persona, significa que no somos dueños de nuestro propio destino, que prestamos demasiada atención a las opiniones ajenas y que no consideramos como válidas las propias.

Diccionario de Sueños

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.