Cómo conectarse con el Yo Superior

conectarse con el Yo SuperiorLa sociedad moderna nos obliga a llevar vidas muy agitadas, con una serie de responsabilidades. Estamos inmersos en lo que sucede fuera de nosotros. Necesitamos equilibrar este enfoque exterior y tomarnos un tiempo para mirar hacia adentro. Debemos volver a conectarnos con nuestro espíritu, con nuestra fuente creativa interior. Para comenzar, conozcamos a nuestro sabio interno, nuestro yo superior.
Antes de iniciar la meditación, procure un lugar donde sepa que no va a ser interrumpido; si lo desea, puede encender una varilla de incienso. Ubiqúese en una posición confortable: puede ser sentado con la espalda recta y los pies apoyados en el piso; en posición de loto (con las piernas cruzadas), o, si lo prefiere, recostado.
Cuando se sienta cómodo, cierre los ojos y tome conciencia de su cuerpo. Vaya relajando cada parte, desde los pies hasta la cabeza, respirando lenta y pausadamente.
Cuando sienta que su cuerpo está totalmente relajado, relaje su mente. Deje que todos sus problemas y preocupaciones desaparezcan, déjelos pasar por su mente y observe cómo se alejan. Tómese todo el tiempo que necesite para lograr esta relajación.
Cuando se sienta totalmente relajado, aspire profundamente y ai exhalar sienta que su conciencia se traslada a un lugar muy profundo dentro de su ser… Visualícese en un lugar al aire libre, en la naturaleza. Elija el sitio según sus preferencias: puede tratarse de un bosque, una playa, o la montaña.
Observe el paisaje a su alrededor, trate de ver los colores y oír los sonidos de ese lugar. Vea un camino, déjese llevar por él hasta un claro, o un lugar especialmente bello, que será un lugar mágico, su santuario interno donde usted va a conectarse con su yo superior.
Invoque a esa parte suya que es infinitamente sabia y déjela surgir en su mente, sienta que está con usted y vea la forma que toma: puede surgir como un ser de luz, una figura humana o, incluso, no tener ninguna forma concreta, pero usted puede percibir su presencia.
Cuando sienta que está ante usted, pregúntele si tiene algún mensaje para darle, si hay algo que usted deba saber en este momento. Después de recibir el mensaje, puede hacerle las preguntas que desee. Permanezca abierto para recibir sus respuestas, éstas pueden surgir en palabras, imágenes o sensaciones. Si no percibe ninguna repuesta clara, no se preocupe, puede ser que surja más adelante, cuando sea el momento adecuado.
Cuando se sienta en condiciones de abandonar la meditación, agradezca los mensajes recibidos y despídase, por esta vez, de su santuario interior. Tome nuevamente el camino y comience a alejarse, sabiendo que puede regresar a este lugar cuando lo desee. Está permanentemente dentro suyo. Cuando lo necesite, lo único que tiene que hacer es relajarse profundamente y desear estar allí, y el lugar surgirá.
Comience a tomar conciencia de su cuerpo y, cuando lo haya logrado completamente, abra los ojos y regrese a la realidad sintiéndose relajado, energizado y con un nuevo conocimiento de sí mismo.

Canal esotérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.