Cómo defenderse de la envidia

¿Quién no sintió alguna vez desazón por no tener tanta suerte, dinero o salud como el vecino de enfrente, la amiga de toda la vida o un hermano? ¿Cuántas veces no ha oído hasta de sus mejores amistades un comentario mezquino que se desmerecía su problema personal? La envidia existe. A veces es un sentimiento fugaz que no provoca mayores consecuencias; otras, es lo suficientemente intenso para generar vibraciones negativas y perjudicar a quienes se encuentran indefensos.
Usted sí que tiene suerte, no le sucede lo mismo que a mí, Tu caso no es como el mío, yo estoy sola de verdad.., son algunas de las frases que ponen en evidencia este sentimiento. No es necesario que se manifieste detrás de una mirada furiosa e inquietante, puede mostrarse hasta en la frase más insignificante. La superstición es su mejor aliada y la indiferencia su peor enemiga. Los nativos de cada signo poseen virtudes que pueden despertarla, pero también defectos como el de experimentarla.
No es que haya signos más envidiosos que otros ni más débiles que los demás. Cualquiera puede ser víctima de la envidia. Aún los más escépticos, callarán y se cuidarán de ostentar lo bueno que les sucede, sólo por las dudas. Saber con qué armas cuenta para defenderse de ella depende de su fecha de nacimiento y la de quien lo envidia.
Los que mejor se defienden

Hay quienes se sienten halagados

Los más envidiados

Los más indefensos

¿Qué envidia cada signo?

Armas de defensa contra la envidia

Cómo cortar con la envidia

Una idea sobre “Cómo defenderse de la envidia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.