¿Qué es el sexto sentido?

esoterismo
A todos nos ha sucedido alguna vez el tener corazonadas, pensar en un número que luego sale premiado, recordar a un ser querido que no vemos hace mucho tiempo para recibir su llamado o su visita poco tiempo después, o soñar con algún acontecimiento que luego sucede exactamente como lo soñamos.

Este tipo de fenómenos, que no podemos explicar desde la lógica, son atribuidas popularmente a un sexto sentido, y la parapsicología los denomina percepción extrasensorial.

El término sexto sentido, fue utilizado por primera vez por un discípulo de Mesmer para designar los fenómenos de percepción extrasensoriai, observados por él y otros hipnotizadores en personas en estado de trance. El mismo término fue utilizado posteriormente por Charcot, neurólogo francés con quien estudió Freud, y por el médico Conan Doyle, autor del famoso Sherlock Holmes, que también se dedicaba al espiritismo.

Los distintos fenómenos de percepción extrasensoriai (PES) se dividen en cuatro categorías principales: la telepatía, la clarividencia, la precognición y la retrocognición, La telepatía es la capacidad de captar cualquier tipo de emociones, sensaciones, o pensamientos de otra persona sin utilizar ninguno de los sentidos físicos conocidos, y sin que se trate de una inferencia lógica.

Es el más común de los fenómenos parapsicológicos y el más estudiado. Se produce con mayor facilidad en personas entre las que existe una relación afectiva, y en casos en los que una persona necesita urgentemente comunicarse con la otra.

También se conocen casos de telepatía terminal, en los que personas agonizantes o que acaban de fallecer hacen una última visita o les dan algún mensaje importante a sus seres queridos antes de partir.

La clarividencia se refiere a la percepción de hechos, lugares u objetos que no se encuentran al alcance de la persona que los percibe. Cuando la información se “ve” se trata de clarividencia, si se “oye” es clariaudiencia. Muchos pueblos primitivos consideraban que ésta era una habilidad común, y la llamaban Segunda visión.

La precognición es el conocimiento anticipado de hechos futuros, que no pueden deducirse por simple lógica. Cuando se trata de un aviso de alguna tragedia o peligro, se le llama premonición y suele producirse en sueños, poco tiempo antes del suceso (un día o dos). Un ejemplo famoso de una premonición fue la de Julio César que soñó con su propio asesinato.

La retrocognición es el conocimiento de hechos sucedidos en el pasado. Estos hechos se perciben con tal claridad y lujo de detalles (que suelen adecuarse a la realidad histórica) que sólo pueden deberse a una habilidad extrasensoriai. Este, sin embargo, es el menos común de estos fenómenos.

Este tipo de percepciones no sólo es patrimonio de unos pocos, dotados de poderes extrasensoriales. Según varios investigadores, un 60 por ciento de las personas puede desarrollar este tipo de habilidades.

Canal esotérico

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *