11 de Marzo

El día de la intuición

Los nacidos el día 11 de Marzo son personas que se adelantan a su tiempo. Ya tengan tendencias liberales o conservadoras, son de ideas progresistas, es decir, que saben que no estar al día con lo que sucede en la sociedad puede significar tener que despedirse de hacer carrera. Consideran que el mundo es un lugar muy competitivo donde sólo sobreviven los más listos y rápidos, pero en su vida privada son más serenos y soñadores, y en conversaciones con amigos y familiares suelen poner a prueba sus ideas y especulaciones, y quizás también desarrollar algún proyecto imaginativo. Pero en ambas esferas aplican su mayor talento, la intuición, que en la mayoría de los casos les es muy útil.
Como el progreso de otros los deja a la zaga, interpretan que no hacer nada es retroceder, pero su ambición es moderada y obran con seguridad y una visión clara. Si tienen un empleo en una empresa, harán un trabajo que les permita ascender sin tener que movilizarse o presionar para lograrlo, pues creen que si hacen contribuciones valiosas los tendrán en cuenta y oportunamente los ascenderán. Sin embargo, el acierto de esta idea depende de la equidad con que funcione la empresa y de la cultura a la que pertenecen.
Si son autónomos, tienen un marcado talento para detectar oportunidades y aprovecharlas, y una vez ponderados sus posibles beneficios no dudan en avalar su intuición con una sustancial inversión económica. Dada su capacidad para correr riesgos calculados y no acometer empresas a ciegas, son buenos inversores y jugadores. Tienen además un instinto especial para descubrir objetos o ideas valiosas, y algunos incluso para escoger artículos que a primera vista pueden parecer baratos o cursis pero que con el tiempo adquieren gran valor.
Otra de las facetas de la personalidad de estos individuos es su necesidad de controlar. No se desprenden con facilidad de lo que creen que les pertenece, sean cosas o personas. En el entorno familiar invariablemente toman grandes decisiones que afectan la vida de todos sus miembros, a veces arriesgándose a que sus hijos se rebelen por desear un mayor grado de libertad o independencia. Es conveniente que dejen de ejercer tanto control. Los más evolucionados aprenden a confiar en los demás y a reconocer que en esencia nada se pierde por completo, y renuncian a controlarlo todo. En última instancia, su intuición los llevará a valorar más su libertad que sus posesiones o su control sobre los demás.

Sigue leyendo >>>