Signo Acuario: nacidos el 12 de Febrero

Los nacidos el 12 de febrero están notablemente dotados para unificar los elementos dispares. Es frecuente que limen las asperezas entre familiares o amigos que hayan tenido algún problema, y que asuman el liderazgo cuando se trata de resolver conflictos en una organización.
Dada esta característica puede suponerse que sirven para trabajar en equipo, pero no es así. Por lo general, se forman su propia opinión sobre una situación y, si tienen autoridad, trazan el camino a seguir por el grupo; son poco dados al consenso. Eso no significa que pasen por alto o subestimen las opiniones de los demás, sino que a menudo creen haber asimilado todos los puntos de vista y llegado a una conclusión antes que los demás sobre la mejor forma de proceder, y es entonces cuando ejercen su gran poder de convicción.

Dado que están dotados de diversas capacidades, tienen el reto adicional de armonizar las facetas dispares de su personalidad. Es muy frecuente que esa versatilidad constituya un obstáculo a la hora de decidirse por una carrera o una tarea, pero una vez que han tomado una decisión se aferran a ella y se niegan a cambiarla. Aunque eso suele crearles dificultades, prefieren seguir adelante a llegar a un compromiso.
Como son individuos proclives a tomar las cosas en términos absolutos, les es muy difícil relativizar, a pesar de que eso es precisamente lo que deberían hacer si quieren llegar al fondo de una cuestión. Es posible que deseen mantenerse fieles a sus principios éticos originales, pero necesitan aprender a aceptar que es importante cambiar para hacer frente a nuevas circunstancias y escuchar las sugerencias y observaciones atinadas que puedan hacer sus colegas o asociados. Es muy frecuente que se sientan incómodos cuando tienen que adaptar sus ideas a un punto de vista definido que constituye un marco de referencia o una filosofía de trabajo. Deben tratar de analizar periódicamente su postura particular para ver si sigue siendo válida pasado un tiempo, pues así fortalecerán sus ideas y se quitarán de encima muchas ilusiones y conceptos erróneos. Los más evolucionados consiguen descartar teorías que ya no les sirven.

No hay duda de que los esfuerzos que hacen por unir a la gente son buenos, pero a veces es mejor dejar que las cosas cambien por sí mismas, ya sea para mejor o para peor. A pesar de que les cuesta mucho no intervenir cuando surgen desavenencias, quizás lleguen a comprender que el no hacer nada requiere a veces de más coraje.

Sigue leyendo >>>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *