20 de Marzo

El día del laberinto

El 20 de marzo es muy simbólico, pues es el último día del invierno y el fin del año astrológico. Los nacidos este día tienen ciertas dotes inusuales y problemas particulares. Si se considera que el zodíaco es un mapa de la evolución del ser humano, son los más evolucionados del año en muchos aspectos, pero puede resultarles difícil emprender ciertas tareas o dejar atrás el pasado, y llevarles mucho tiempo el tomar decisiones cruciales, en particular las que implican grandes cambios en su vida.
Su expansividad y su optimismo, a veces infundado, pueden acarrearles problemas, y aunque su carácter soñador les confiere magnetismo, también los induce a tener puntos de vista poco realistas. No obstante, si logran descubrir su verdadera vocación y encontrar con quién compartir su vida, tendrán protección contra muchos males.
Como por lo general tienen múltiples capacidades, pueden dedicarse durante un tiempo a buscar el camino apropiado. Son proclives a dejarse influenciar por quienes ocupan posiciones más altas y a tener héroes a los que veneran, a menudo a expensas de su amor propio. Pero ese romanticismo, producto de su viva imaginación, puede perjudicarlos, ya que al sobrestimar a quienes veneran se subestiman inconscientemente, lo que puede hacerles perder la confianza en sí mismos sin que siquiera se den cuenta.
Tienen una cierta tendencia a deprimirse, en cuyo caso no les sirve ni la admiración que sientan por otros ni la que otros sientan por ellos, pero sí les servirá el apoyo de sus seres queridos para no descarrilarse. La clave para evitar esas situaciones consiste en incrementar su propia seguridad.
Los nacidos este día suelen sentirse atraídos por los fenómenos parapsicológicos, para los que suelen tener grandes aptitudes, pero deben ser extremadamente cautos a fin de no extralimitarse. De hacerlo, pueden perder todo contacto con la realidad, un hecho potencialmente devastador para ellos y para sus seres queridos. Tendrán más éxito en la vida si logran utilizar ese talento con moderación.
Los individuos nacidos el 20 de marzo son notablemente sensibles a la música y al arte en general, pero sobre todo suele atraerlos el canto, que no sólo puede convertirse en un pasatiempo, sino también en una profesión si tienen las condiciones necesarias. Dado que tienen en cuenta los sentimientos de los demás, suelen hacer buenas interpretaciones de las obras ajenas y ser buenos consejeros. En este sentido, deben tratar de mantenerse objetivos, ya que sus opiniones tienen peso para los demás.

Sigue leyendo >>>