Carolina de Mónaco

Carolina de MónacoFecha de nacimiento: 23 de enero de 1957
Día: Miércoles
Signo solar: Acuario
Signo chino: Mono
Mix: Mono Acuario
Planeta regente: Urano
Elemento: Aire
Cualidad: Fijo
Color que le corresponde: Azul eléctrico
Metal: Uranio
Piedra: Cuarzo rosa
Amante por sobre todas las cosas de la libertad y el respeto por su individualidad, rebelde, poco convencional, desapegada y no proclive a los compromisos demasiado formales, Carolina ha dado mucho que hablar al mundo por sus actos excéntricos. Dueña de un carácter dominante e impulsivo -condición ésta que le confiere su Marte en Aries- y de reacciones imprevisibles e insólitas -características del signo de Acuario, fortalecido en su caso por la oposición del Sol a Urano-, rara vez la princesa ha pasado desapercibida.
La Luna en Escorpio, en conjunción con Neptuno, la dota de profunda percepción y marcada sensibilidad, pero la inclina también a vivir pasiones intensas y sin limites. Una clara contradicción interna, determinada por la cuadratura del Sol con la Luna y agravada por la participación de Urano y Neptuno, es la causante de su desdicha sentimental.
Sin embargo, la presencia de Mercurio y Venus en Capricornio le otorga sagacidad y ambición, por lo que de ninguna manera desaprovechará las oportunidades que le aseguren prestigio a través de las relaciones y un lugar promisorio en la vida social y el ámbito económico. El Nodo Sur de la Luna en el signo de Tauro habla de una mujer que, desde su inconsciente, es excesivamente materialista y posesiva, con severas dificultades para aceptar los cambios que las circunstancias le van planteando, lo que dificulta también su vida de relación.
Esta característica se contrapone absolutamente a su naturaleza acuariana, que se siente atraída por todo aquello que implique cambio y que se maneja muy bien a nivel racional, no apegándose a nada. Por este motivo, a lo largo de su vida atravesará situaciones críticas que tendrán por objeto eliminar los rasgos de su carácter que se oponen al desarrollo pleno de su esencia acuariana. En el futuro participará, desde el liderazgo, en acciones tendientes a desarrollar un mundo donde impere el humanitarismo y la hermandad.
Su carta, a pesar de los conflictos expuestos, manifiesta que Carolina posee grandes condiciones para cumplir con su misión que se producirá con un viraje en su existencia que la llevará a intentar transitar, paulatinamente, por caminos hasta hoy inexplorados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.