Los tránsitos Saturno Marte

En la carta astral, Marte es el planeta que refleja el principio de la acción. Tanto la posición de Marte como el signo que ocupa indican la forma en que trataremos de expresar las necesidades de nuestro signo solar. El principio del yo soy sólo puede llegar a realizarse a través de la situación de Marte, ya que este planeta simboliza nuestra forma de actuar. Marte dice: yo actúo para expresarme a mí mismo. Podemos tener muy buenos pensamientos y soñar cosas muy agradables, pero nada de ello podrá llegar a satisfacernos totalmente si Marte no aprende cómo expresarse a sí mismo. Cuando, por tránsito, Saturno forma una conjunción, una cuadratura o una oposición con nuestro Marte natal, iniciamos un año de cristalización, ya que este tránsito nos enseña a tomar conciencia de nuestra capacidad de actuación. Dado que a menudo la influencia de Saturno suele ser considerada como restrictiva, durante esta época, nuestras acciones suelen verse entorpecidas por un sinfín de obstáculos. Las figuras de autoridad siempre parecen estar por medio y todas las acciones que emprendemos parecen destinadas al fracaso.
Puesto que Marte también simboliza nuestra sexualidad, es posible que empecemos a tomarnos con más seriedad el acto sexual. Esto puede convertirse en un cambio decisivo en la vida de una persona joven, dado que el amor libre o la promiscuidad ya no le resultarán aceptables. Durante este tránsito, alguien que haya tenido una experiencia sexual muy limitada puede decidir cambiar sus antiguas actitudes. Las personas que en el pasado llegaron a aceptar un sexo poco satisfactorio por parte de su pareja, probablemente ya no seguirán haciéndolo. El tránsito dura un año y si consideramos el principio de la acción, podremos realizar algunos cambios. Saturno limitará nuestra acción; probablemente intentará cristalizar en exceso las características típicas del signo de nuestro Marte natal.
Por ejemplo, una persona es Escorpio con Marte en Virgo. Su Marte natal forma un sextil con el Sol, el cual está conjunto a Júpiter. Cuando, por tránsito, Saturno pasó a formar una conjunción con su Marte natal, empezó a considerar detenidamente su profesión y decidió que quería encontrar otro tipo de negocio que fuese más rentable y quizás también más interesante. Con el fin de conseguir fondos para su nuevo negocio, decidió hablar con su padre. Aun a pesar de que había un sextil entre Marte y el Sol, el cual estaba conjunto a Júpiter, la presión ejercida por el tránsito de Saturno le provocaba un cierto temor ante la idea de pedirle dinero a su padre. Tenía miedo de enfrentarse a él directamente; tenía miedo de que éste le rechazase. Normalmente, Saturno suele simbolizar las figuras de autoridad y, en este caso, la figura de autoridad era el padre. Esta persona se sintió como si su querido padre se interpusiese entre él y la acción que deseaba emprender. Hablamos largo y tendido sobre su actitud y, finalmente, decidió acudir a su padre, quedándose gratamente sorprendido al comprobar que éste estaba dispuesto a apoyarle. Las personas Escorpio no suelen tener unos padres excesivamente entusiastas pero, si no lo intentáis, jamás conseguiréis nada. En una ocasión, un Tauro muy práctico dijo que si no preguntábamos, la respuesta siempre sería «no». Si preguntamos, podemos obtener un «no» como respuesta, pero ello nos sitúa al mismo nivel que si no preguntamos. Pero, si obtenemos un «sí», ¡entonces, habremos ganado!
Durante este tránsito, la sexualidad se convierte en algo realmente importante puesto que, estemos en la fase que estemos durante el transcurso de este ciclo, necesitamos evaluar qué es lo que significa el sexo para nosotros. Obviamente, este tránsito se repetirá cada siete años. Cada siete años deberemos observar nuestras acciones y decidir de qué forma vamos a comportarnos. Muchos jóvenes tienden a sentar la cabeza después de este tránsito. Después de cada paso de Saturno por Marte, las personas empiezan a establecer unos valores personales mucho más constructivos. Con frecuencia solemos sentirnos presionados por las actitudes sociales de la época, puesto que éstas afectan nuestra sexualidad. Las jóvenes quieren ser consideradas sexualmente activas; mientras que los jóvenes desean ser considerados como grandes símbolos sexuales, de forma que ambos sexos tienden a participar en una actividad sexual dirigida por la presión social más que pos sus verdaderas necesidades personales. A medida que vamos madurando, a medida que vamos transformando nuestros puntos de vista, podemos volvernos más individualistas y empezar a hacer aquellas cosas que nos hacen felices de verdad, en lugar de intentar hacer algo que se acople a los intereses de nuestra generación o que tan sólo sea un capricho momentáneo.
El sextil o el trígono de Saturno hacia Marte indica un tiempo durante el cual las acciones que emprendamos se verán apoyadas por aquellas personas con autoridad; por aquellos que pueden ayudarnos. Éste puede ser un momento durante el cual podamos realizar grandes progresos en nuestra profesión.

Volver a Los tránsitos de Saturno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.