Piscis: el multifacético del Zodíaco

Piscis es el signo más amoroso, en el sentido del amor impersonal, del Zodíaco. Está sumergido en las profundidades de un inmenso océano que no tiene límites. Y allí, en el fondo mar, tiene la información de todo lo que hay a su alrededor.
Como es el último signo del Zodíaco, es un alma vieja que ha pasado por muchas vidas y que ha retenido la sabiduría de cada una de ellas: es una mezcla de todos los otros signos.
Cuando un Piscis apela a su intuición, resulta infalible. Tiene capacidades sorprendentes, pero
que para la media son totalmente irracionales.
Su profunda percepción de mundos y ambientes y el contacto intenso con el inconsciente colectivo, le otorgan talentos predictivos.
Y aquí no sólo entran los tarotistas, videntes, brujos, adivinos o médiums, sino también personas comunes que no se dedican a ninguna rama del ocultismo.
Gracias a su aguda percepción artística, se acerca a todo arte que tenga una forma indefinida: la pintura surrealista, la poesía, la música (un gran talento de los Piscis)…
Pero, además, su piedad y su espíritu de sacrificio le otorgan una capacidad compasiva infinita que le permite amar, dar, proteger y curar como ningún otro signo.
Muchos nativos se dedican a alguna acción social: enfermería, religión, asistencia social, o pasan gran parte de su vida en asilos, comedores escolares, o en lugares donde puedan prestar su ayuda desinteresadamente.

Volver a Piscis ¿El signo más mentiroso del Zodíaco?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.